60/40, redondeando


 

pie-chart-40_60Recientemente se nos ha informado que Comisiones y la Empresa han cerrado un acuerdo en materia de representación de los trabajadores/as.

Una vez que las dos partes (Empresa y Comisiones) han firmado el acuerdo nos han remitido el documento y nos han “invitado” a adherirnos incondicionalmente a él, sin posibilidad de participar ni aportar nuestra opinión y nuestras propuestas al respecto.

Desde UGT, sin entrar a valorar el acuerdo, el cual seguimos analizando, debemos manifestar nuestro rechazo por estas formas, poco participativas y excluyentes. En otras ocasiones hemos vivido estos procedimientos, pero nunca de forma tan descarada y definitiva como esta vez. Estamos acostumbrados a estos métodos unilaterales por parte de la Empresa, pero no los esperábamos de los representantes de los trabajadores/as ¿Algo se está cociendo o ya está guisado?

Las urnas decidieron otorgar a Comisiones la mayoría absoluta (59,5% de la representación en el conjunto de la UNaAE) con la que está claro que no necesitan a nadie para negociar y decidir. Ante ésto nuestro máximo respeto, pero ¿y el 40,5% restante?

Lo que nadie puede pretender es que desde UGT firmemos un pacto en el que no hemos estado presentes: por principios, y para que se sepa, nunca firmaremos un acuerdo en el que no hayamos participado.

Si su interpretación de la Unidad de Acción Sindical es el de yo ordeno y el resto acata vamos mal. Estas actuaciones, dejando al margen al resto y pasando el rodillo no augura nada bueno de cara a la próxima negociación de Convenio y en el futuro incierto que seguro nos toca vivir.

En los últimos años hemos conocido, en otros ámbitos, mayorías absolutas que han demostrado lo peligrosa y dañina que es la concentración de poder si el que lo tiene no sabe gestionarlo con una perspectiva amplia que acoja la mayor parte de los puntos de vista y las necesidades de todos los colectivos.

Hemos demostrado ampliamente a todas las partes que siempre nos encontrarán para dialogar y debatir de cuanto sea necesario, desde nuestra porción de representación y con toda la fuerza de nuestra organización.