Finaliza la concesión de la AP-1 y deja de ser una vía sujeta a peaje


Frente a la extinción de la totalidad de los contratos planteada por la empresa, UGT ha logrado la subrogación de 62 compañeros y compañeras en las tareas de conservación integral, y ha mejorado la indemnización por despido objetivo para los 44 compañeros y compañeras de peaje, mayoritariamente de peaje.

El 30 de noviembre de 2018 marca un hito en el sector de las autopistas de peaje en España. Al finalizar el día se levantarán las barreras de la autopista que une Burgos con Armiñón, y la infraestructura revierte al Estado. A pesar de ser un hecho conocido, la reversión de esta infraestructura, y con ella el modelo de concesiones, ha sido gestionada con un alto nivel de precipitación e improvisación, hasta el punto que la conservación de la pista, aunque licitada, está siendo objeto de un contrato administrativo por la vía de emergencia, al que le sucederá otro por la vía ordinaria en un plazo no superior a seis meses.

Es opinión consensuada que entre la parálisis del anterior ejecutivo (PP), y la hiperactividad del nuevo (PSOE), no se ha producido debate alguno respecto a las necesidades y mecanismos de financiación de la red viaria. El cálculo electoralista que preside las actuaciones de los partidos tiene mucho que ver.

Concretamente, en el caso de la AP1, hemos visto como se pasaba de la necesidad incipiente de la ampliación de un tercer carril, a la eliminación del peaje; todo ello de Semana Santa a junio.

A partir de ahí se han sucedido las manifestaciones, concentraciones, reuniones con la administración, con la empresa, una convocatoria de huelga y, finalmente, un ERE por la totalidad de la plantilla (111 trabajadores).

Desde UGT-abertis queremos reconocer y poner en valor el trabajo del comité de empresa de AP1 que, a lo largo de este último año, ha trabajado de forma intensa por el mantenimiento de todos los puestos de trabajo, haciendo visible la situación de la plantilla, y luchando por la subrogación de su totalidad en la nueva etapa de la infraestructura.

No ha sido fácil, los puestos de trabajo en autopistas, especialmente los de peaje, han sido considerados por muchos agentes como un daño colateral asumible; algo que ha ido cambiando paulatinamente gracias a su lucha y su esfuerzo… no obstante, se ha de seguir insistiendo en el empleo y en un plan para el sector de autopistas en España.

¿Se ha acabado? No, no se ha acabado, no sólo porque ahora le toca a la AP7 y la AP4, según insiste en recalcar el Ministro Ábalos…

En AP1 los trabajadores han de concretar cómo y cuando pasan a la contrata “definitiva” de conservación integral, y esto tiene que ver con el convenio colectivo, el salario, la jornada… se trata de un escenario completamente nuevo. Además seguimos insistiendo a la Administración en orden a reubicar a aquellos trabajadores despedidos.

Para el resto de vías con finalizaciones próximas:

  • Subcomisión del Congreso para el debate de la financiación de la red viaria: Se espera que la subcomisión se constituya y empiece a trabajar coincidiendo con el nuevo periodo de sesiones que la Cámara Baja inicia en febrero.
  • Acuerdo Marco estatal para Autopistas: UGT impulsará la apertura de la Mesa de negociación de un acuerdo colectivo centrado en la subrogación contractual en procesos de sucesión.
  • Administración: UGT mantiene su propuesta de Plan de empleo para el sector de autopistas de peaje, en el que se aborden específicamente diversas garantías.
  • Empresas: Reforzar la movilidad funcional, especialmente desde el ámbito de peaje, a través de procesos de formación.

Por tanto, NO se ha acabado… ni mucho menos. Seguiremos trabajando para dar visibilidad a nuestro trabajo, y a la profesionalidad de todos los trabajadores y trabajadoras de autopistas, con o sin peaje.

Trasladamos un abrazo fraternal a los compañeros y compañeras de la AP1, especialmente al comité de empresa, en esta difícil situación, que se concreta a las 12 de la noche.

Comprometidos con tu empleo, comprometidos contigo.